30 novembre 2022
spot_img
30 novembre 2022
spot_img

‘Cantando bajo la lluvia’, el musical que salió de la gran pantalla para llegar al teatro

La obra se mantiene fiel a la versión cinematográfica, pero añade toques que la hacen única

Esta crítica contiene ‘spoilers’ del musical ‘Cantando bajo la lluvia‘

Cuando vas a ver un musical tan célebre como ‘Cantando bajo la lluvia’, esperas que este te emocione tanto como lo hizo la película. En este caso, el musical no solo nos lleva de vuelta a esa película, sino que nos hace partícipes a los espectadores; te mete en la historia, no te suelta y hace que desees que las dos horas y media que estás en el teatro no acaben.

La obra, dirigida por Àngel Llàcer, lleva más de 150 funciones desde que se estrenó el septiembre del año pasado en el teatro Tívoli de Barcelona. Entre los papeles principales, encontramos a Iván Labanda como Don Lockwood y Diana Roig como Kathy Selden. De la adaptación de guion se encargó Marc Artigau, además, Manu Guix y Andreu Gallén estuvieron a cargo de la dirección musical. Todos ellos, junto a un equipo de grandes profesionales, logran darle al espectáculo un sello de calidad.

La calidad a la que me refiero no se ve reflejada únicamente en vestuario y coreografía —ambos asombrosos—, sino también en la escenografía. Procura ser muy fiel a la película, pero eso no hace que dejemos de sorprendernos. Un ejemplo claro es la mítica escena de Don bailando en el poste de la luz: cuando te enteras de que ‘Cantando bajo la lluvia’ tiene una versión teatral, lo primero que se te pasa por la cabeza es: ¿cómo harán lo de la lluvia? Y ahí estás tú, esperando llegar a esa escena, cuando en el escenario empieza a llover. Literalmente. Después de eso, solo puedes levantarte para aplaudir.

Y no podemos dejar de lado los cambios. En un momento, el personaje de Lina Lamont, interpretado por Mireia Portas, interactúa con el público —uno de los momentos más divertidos de la función—, eso hace que el personaje adquiera otra dimensión y nos atraiga más que la Lina de la película.

A pesar de todo, lo mejor que se lleva uno es la sensación de alegría generalizada que comparte con el resto de espectadores. La unión de baile, música, escenografía y vestuario; hacen que te olvides durante dos horas y media de que mañana tienes que trabajar, pagar una multa o se acercan los exámenes.

Sean fans o no de la película original, el musical ‘Cantando bajo la lluvia’ no deja indiferente a nadie.

Article escrit per Adriana Lomeña, de la revista Pineda L’H Report que forma part del projecte Revista Escolar Digital (RED), una xarxa de diaris dirigits i editats per alumnes.

Junior Report impulsa una xarxa de Revistes Escolars Digitals gestionades per alumnes de secundària. Informa’t sobre el projecte aquí.

Últimes notícies

-Contingut patrocinat -