1 desembre 2022
spot_img
1 desembre 2022
spot_img

Desgaste de ideas en Hollywood: ¿Dónde está el límite?

Los grandes estudios de cinema americano ya no saben que más películas hacer

Si echamos un rápido vistazo a la cartelera actual, o a las películas más exitosas de los últimos años, todo lo que vamos a ver son remakesprecuelas y segundas partes de películas ya existentes y que antaño tuvieron éxito. Películas como: Jurassic World, las nueva trilogía y spin offs de Star Wars o los remakes live-action de los clásicos animados de Disney son un claro ejemplo de esto.

La nostalgia tiene un claro impacto en el éxito de estos proyectos y los estudios, con ganas de sacar dinero e intentando exprimir al máximo sus licencias, se aprovechan de la carga emocional que los films originales, normalmente de los 80’ y 90’,  tienen  en el público, que quieren volver a sentir lo que en esas épocas sentían.

Normalmente los estudios lo que buscan es empezar una nueva trilogía o franquicia con personajes nuevos, pero trayendo a los viejos para atraer al público más maduros. Y aunque no son necesariamente malas películas, pues parten de la creatividad de las originales, se nota el claro desgaste y falta de ideas de Hollywood.

Pongo de ejemplo varias películas que ejemplifican lo anteriormente mencionado:

Jurassic World funciona como secuela directa de las películas anteriores, y si la comparamos con la primera, prácticamente es un calco. Tanto en Jurassic Park (1993), como en Jurassic World (2015), partimos de un parque de atracciones donde los dinosaurios son el principal atractivo, y donde tras un problema en el recinto, esos dinosaurios escapan y siembran el caos. En las dos películas aparecen además dos niños que se encuentran en medio del conflicto, un hombre o protagonista que funciona como héroe y una mujer que funciona como potencial interés amoroso de nuestro héroe. Y el descaro no termina aquí, pues el antagonista principal de la película es un Indominus Rex, que es una evolución del T-Rex, antagonista de la del 93. Esto es un claro calco de la original.

Jurassic World 2 (2018) la secuela, tampoco se salva, pues se parece en exceso a Jurassic Park 2:el mundo perdido, donde los protagonistas tienen que volver al parque a recuperar un artefacto. Y aunque aún no se ha estrenado en cines, en el trailer de Jurassic World 3 (2022) ya podemos ver como el estudio usará a los antiguos personajes de las originales para que el público vuelva a los cines.

Si este fuera un ejemplo separado del resto, el problema no sería tan grande, pero es que esto ocurre prácticamente con el 95% de las películas comerciales. Prácticamente ninguna saga de películas de esa época se salva, desde Terminator, Indiana Jones o todos los slashers de terror, han sufrido varios remakes, y la mayoría son calcos de los originales pero actualizados.

Esto no solo vuelve al cine comercial monótono y sin alma, sino que hay el riesgo de que estas nuevas películas afecten a la reputación de las originales.

Article escrit per Oriol Domingo, de la revista Nostra Senyora Report, que forma part del projecte Revista Escolar Digital (RED), una xarxa de diaris dirigits i editats per alumnes.

Junior Report impulsa una xarxa de Revistes Escolars Digitals gestionades per alumnes de secundària. Informa’t sobre el projecte aquí.

Últimes notícies

-Contingut patrocinat -